Las crisis nos toman por sorpresa, sin ninguna preparación; pero también nos obligan a reinventarnos. Así llegan las lecciones a nuestras vidas. Sin anunciarse, sin preguntarnos, sin pedirnos permiso. Simplemente llegan. Ahora lo que tenemos que aprender no es sólo a lidiar con la crisis…