Después de varios años en consultoría, he identificado que las personas tienen distintas
definiciones de la palabra estrategia; es por esto que es necesario establecer lo que significa
para mi este termino:

“Estrategia es la capacidad de saber la situación actual de tu empresa, que sucesos han ocurrido para implantar esta posición, entendiendo claramente a donde quieres llegar y que te hace falta para lograr esos objetivos”.

En pocas palabras es una línea de tiempo del pasado, presente y futuro de tu empresa.

Lo que nos está sucediendo es una gran oportunidad para fortalecer algunos conocimientos que nos hacian falta comprender, ya que si sólo «pasamos el momento» esperando que cese el chaparrón para luego volver a lo mismo,no hicimos nada productivo.

Hoy nos lamentamos por no haber estado preparados para esta situación, no queremos que nos ocurra lo mismo en seis meses, cuando las condiciones del mercado hayan cambiado; por esto debemos empezar a pensar en esos detalles del mañana que nos llevan a cuestionamientos como ¿Realmente estoy preparado para enfrentar competidores que van a salir a bajar sus precios?, ¿tengo clara mi propuesta de valor?, ¿cuál va a ser el argumento que le voy a dar a mis clientes del por qué deberían preferirme, sabiendo que habrá sobre oferta y escasa demanda?, es importante dedicar estas semanas a prepararse en cada aspecto, para que cuando sea el momento, estemos listos y esas fortalezas salgan a relucir.

El darle una estructura estratégica a tu negocio, simplifica el como fortalecer tu marca en el
mercado tanto para los directivos, equipos de trabajo y tus clientes; esto se ve reflejado en un
cambio de mentalidad, reduciendo los conceptos, logrando fortalecer tu marca en el mercado e incrementando las ventas.

Para establecer esta visión estratégica en tu negocio, debes entender las variables que hacen
que tu empresa se encuentre en unos de los cuatros escenarios de marca.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest

Metodología Accelerate

 

De acuerdo a dos palabras que la conforman, Respect y Love, puedes instaurar el escenario de posicionamiento en el cual tu empresa esta actualmente.

Respect consta de tres variables que constituyen la manera en que tus clientes te perciben de acuerdo a su decisión lógica de compra, por otro lado Love son las variables que corresponden a la decisión emocional que acerca tus clientes a tu empresa Las empresas que logran perfeccionar estas variables, siempre mejoran su productividad y ventas, en el corto, mediano y largo plazo.

Estructura tu empresa

 

Para lograr el objetivo de posicionamiento lógico tus clientes deben percibir de manera
especifica tres variables: origen, producto y visión.

 

El origen. En esta puedes analizar que tan fácilmente tus clientes entienden de donde viene tu empresa, el como y el porque se creo tu empresa, tus valores corporativos. En realidad, tu empresa cuenta una historia, que es valorada y genera valor en tus clientes.

Tus productos y servicios. Externamente, tus clientes comprenden tus productos y servicios, sus diferenciales y cual es la propuesta única de valor de tu empresa. Internamente, entiendes tus ventas y tu estructura de costos y gastos, sabes que productos se venden más y cuales son mas rentables, tu estructura de mercadeo y publicidad es eficiente, entendiendo tus canales de distribución y ventas.

Tu visión. Sabes a donde quieres llegar y cuales son los diferentes objetivos que quieres lograr con tu negocio, tus trabajadores, tus metas financieras; todo esto esta acompañado de un plan de negocios estructurado al cual puedas tener acceso para comparar tus metas frente a los objetivos que vas alcanzando.

 

 

Crea valor para tus clientes

 

Por otro lado, están las variables que acercan a tus clientes de una manera emocional y hacen que la prefieran por encima de tus competidores.

Felicidad. Como haces a tus clientes felices más allá de los productos que vendes, es decir, si vendes zapatos, no puedes pensar “ hago felices a mis clientes” porque son de muy buena calidad, eso es parte del producto.

Innovación. Cual es tu política de innovación y como buscas ofrecer una propuesta de valor en tus productos y servicios adaptados a las nuevas necesidades de tus clientes, como perfeccionas tus procesos internos para brindar un mejor servicio a tus consumidores.

Comunicación. La comunicación de tu empresa es clara y las personas entienden esta propuesta de valor, es decir captan tu mensaje de marca. Entiendes los canales de comunicación y realizas un seguimiento constante, encuentras tu canal más efectivo y genera el mayor impacto al menor
costo.